Jaume Arasa tiene treinta y ocho años, y hace diecisiete que entró en la Escuela de Policía de Catalunya. Actualmente pertenece a la Unidad Canina de los Mossos de Esquadra.

-¿Como se le ocurre a un chico de veintiún años hacerse policía?
- Primero quería ser agente rural, pero convocaron antes las oposiciones a mosso, me presenté y me cogieron. Fue un poco por casualidad, así y todo siempre he tenido esta vocación de cuidar a la gente. En el colegio siempre tenía este sentimiento de protección a la comunidad. Los quería y los protegía, por eso me hice mosso y me siento bien siéndolo.

-No debe ser fácil…
-Me costó. La gente no es consciente de lo que llega a pasar en la calle. Y cuando lo vives ocho horas de forma continuada es bastante duro: violencia doméstica, robos, peleas,…O te fortaleces o te coge una neurosis, y la parte espiritual me ha ayudado mucho en esto. Antes me ponía muy nervioso en situaciones conflictivas y ahora intento estar presente en lo que pasa. Me sirve para centrarme.

-¿Como llegas a la espiritualidad?
-Hace unos ocho años lo pasé muy mal: a nivel personal estaba muy roto —¡hasta me plantee dejar la policía!— y entonces escuché unos audios de Antonio Blay que me cambiaron la vida porque me transmitían algo muy potente. Después conocí a un alumno suyo, Jordi Sapés, que ha hecho que todo ese trabajo que planteaba Blay lo pudiera llevar a la práctica. Es una espiritualidad que es más bien un camino de autorrealización.

-¿Y cómo es la práctica de la autorrealización, en tu día a día, en tu trabajo?
-Miro de ser mucho más objetivo, observándome, y estar abierto al máximo. Estar lo más consciente que puedo, tanto a nivel físico, afectivo como intelectual. Intento también comunicar esto que vivo, por eso propuse de hacer unas jornadas en la Escuela de Policía, el año 2013, con el título: «Policía y Consciencia», con conferencias de personas relevantes en este tema. Y cuando el 2015 se hizo el Código Ético de la Policía de Catalunya, propuse incluir el valor de la «autoconsciencia», y actualmente, la palabra está recogida dentro del valor de la Templanza.

-Vuestro trabajo parece poco valorado, ¿Cómo lo vives?
- Lo vivo de forma ambivalente, porque me sabe mal de cara a la sociedad, pero también me sabe mal de cara al colectivo, porque hay gente muy maja. Y se me hace difícil. Estoy en la Unidad Canina, en explosivos, nosotros vamos cuando la gente se va corriendo, nosotros vamos a detectar los explosivos. Es nuestra obligación, pero se hace necesario recordar que la vida de un policía tiene el mismo valor que otra vida humana…

-¿Tienes miedo?
-A veces sí que tengo, pero cada vez menos porque este trabajo interior hace que pierdas el miedo porque vas siendo más consciente de ti y vas creciendo. No tengo ganas de morir, pero si viene, es mi trabajo.

-La autorrealización te lleva finalmente a la espiritualidad. ¿Cómo fue esta experiencia?
-Un día fuimos al monasterio de Oseira (Ourense) para contactar con esta parte más espiritual con la ayuda de personas que se dedican desde hace siglos, como son los monjes cistercienses. Fue una experiencia brutal. El hecho de no hacer nada, solo prestando atención a esta parte superior, hizo que notara como subía de grado y entrara en otra atmósfera…Es muy sutil, es muy sencillo, pero es transformante. Ahora miro de volver una vez al año, y he dejado las reticencias que podía tener con la Iglesia para centrarme en la experiencia que me transmite. El cristianismo ha aportado unos valores que cabe agradecer, un trabajo de base muy fuerte que ha hecho evolucionar la humanidad, la persona.

-¿Hablas de Dios?
-No me siento incómodo con la palabra Dios, pero es igual la palabra que le pongamos, lo podemos llamar: punto superior, calma oceánica… da igual, la cuestión es que lo experimentes y constates que modifica la visión que tenías de la realidad y lo puedes aplicar al día a día, estando presente. 

 

A pie de calle

“A pie de calle” quiere ir al encuentro de personas sencillas que, sin hacer ruido, por el solo hecho de existir y dar un sentido a la vida, dejan huella.

                                Laia de Ahumada

Fuente: Revista Dialogal, núm.58 
www.dialogal.org
Autora: Laia de Ahumada
www.laiadahumada.blogspot.com.es

Traducción al castellano: Jaume Arasa

Creative Commons License
Policia y Espiritualidad by Àtic. Línea de Trabajo de Antonio Blay. Cursos, seminarios y talleres según la línea de trabajo de Antonio Blay, unless otherwise expressly stated, is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Terms and conditions beyond the scope of this license may be available at www.aticzendo.com.

Sin Comentarios

Categorías Espiritualidad, Yo experiencia | Etiquetas:

Redes Sociales: Facebook, Twitter, Google Bookmarks, del.icio.us, StumbleUpon, Digg, Reddit, Posterous.

Puedes seguir cualquier comentario de esta publicación a través de RSS 2.0.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

This site is using OpenAvatar based on