INTENTOS DE LA RAZÓN DE DEMOSTRAR LA EXISTENCIA DE DIOS
 
Desde que la Iglesia Católica irrumpió en la cultura greco-romana imponiendo sus ideas como dogmas de obligado cumplimiento, se han sucedido diversos intentos de probar la existencia de Dios mediante la razón. Vamos a revisar en este artículo las propuestas de diferentes filósofos para convencernos de que Dios existe.
 
Anselmo de Canterbury (1033-1019): En nuestra mente encontramos la idea de algo que es lo más elevado que podemos imaginar: Dios. Decir que Dios no existe es absurdo porque, si no existiera, le faltaría algo; y ya no sería lo más elevado que se puede pensar. Por otro lado, nunca hemos visto a Dios ni a nada que se le parezca; entonces, ¿cómo es que esta idea aparece en nuestra mente? Podemos contestar: porque alguien nos la ha metido. Pero también nos podemos preguntar: ¿aparecería por simple reflexión en la mente de alguien que nunca ha oído hablar de Dios?
 
Tomás de Aquino (1225-1274) Si cualquier cosa procede de otra no hay ninguna cosa que se haya creado a si misma, luego tiene que haber alguien que la haya creado. La existencia del mundo demuestra la existencia de Dios. Este argumento es contradictorio per se, si nada se puede crear a sí mismo, esta afirmación se aplica necesariamente a Dios. O lo que es lo mismo: no hay nada que nos impida creer que el mundo se ha creado a sí mismo.   
 
René Descartes (1596-1650) Si dudamos es que somos finitos. Si fuéramos infinitos no podríamos dudar. Así que somos seres pensantes finitos que podemos concebir lo infinito. Pero un ser finito no puede producir lo infinito. Si lo infinito está á en nuestra mente ha de proceder de alguien cuya naturaleza es infinita: Dios. Si nuestra razón puede concebir lo infinito es porque Dios la ha creado. Si sabemos qué significa “finito” tenemos que poder definir, por oposición, lo “infinito”; lo cual no implica que tenga que existir.
 
Baruch Spinoza (1632-1677) Todo lo que existe es Dios, por lo tanto podemos llamarlo igualmente Naturaleza. Dios no ha creado ni ha emanado la Naturaleza, la Naturaleza es Dios, existe por sí misma y se piensa a sí misma, su esencia implica su existencia. De hecho, este es un argumento que utilizan tanto los panteístas (todo es Dios) como los ateos (Dios no existe). Claro, los ateos niegan el Dios creador.
 
Godfried Leibniz (1646-1716) Para todo lo que ocurre tenemos una explicación: la razón suficiente de porque ha sucedido. Pero si todo lo que ocurre podría no ocurrir, Dios es la explicación de porque existe algo, la razón suficiente del mundo. Este argumento es válido si se acepta la premisa de que todo lo que ocurre podría no ocurrir. 
 
Emmanuel Kant (1724-1804) El hombre se distingue por su capacidad de elegir entre una manera de actuar egoísta o que tenga en cuenta el bien de los demás; pero los buenos no son necesariamente más felices que los malos, por tanto debe haber otra vida en la que se tenga la lógica recompensa. Un argumento que no es digno de un filósofo de su categoría. Seguramente no había practicado mucho la bondad.
 
Sören Kierkegaard (1813-1855)El hombre es un ser libre pero limitado. Por eso, en lugar de vivirse como poder, se vive como angustia porque desconoce lo que va a conseguir. Si quiere llegar a ser él mismo sus esfuerzos son insuficientes; pero tampoco puede renunciar y conformarse. La única solución es refugiarse en Dios, porque a Dios todo le es posible. Es lo mismo de Kant, pero más fino.
 
Ludwig Wittgenstein (1889-1951)Que las cosas sean como son es algo que carece de valor.Y la manera de interpretarlas es algo relativo. Por tanto, el sentido y el valor del mundo han de estar necesariamente fuera del mundo. Lo místico no reside en la manera de ser del mundo sino en el hecho de que sea. Aquí se empieza a hablar del Ser en lugar de hablar de Dios.
 
Martin Heidegger (1889-1976). Todos los proyectos del ser humano se desarrollan en el mundo de las cosas y convierten al hombre en una cosa más, utópica e improbable. Lo único seguro es que hemos de morir; la conciencia de esto nos saca de la angustia, nos permite vivir en el mundo tal como es y experimentar la luz del Ser en vez de perdernos en la existencia. Una entrega total al Ser, en pleno siglo XX, y con una formulación no religiosa.
 
Karl Jaspers (1883- 1969) La existencia es pues una búsqueda del ser, pero el ser no es una posibilidad de la existencia. El ser solo se revela en la existencia como una radical y absoluta imposibilidad de ser, en las situaciones-límite, cuando el hombre “no puede no”: no puede no sufrir, no puede no morir, no puede no pecar. La señal más clara de la trascendencia es el fracaso del hombre. Ante él no se puede vivir más que la resignación y el silencio, pero esta resignación y silencio constituyen una paz que ya no es ilusoria porque se funda en la certeza de que el Ser se ha revelado en su necesidad. Es una forma de decir: si queréis que algo tenga sentido, no podemos prescindir de Dios.
 
Fijaros como la razón, protagonizada por estos filósofos, se hace cada vez más intimista y humana, en el sentido de intuir además de pensar.
Dejar un comentario

4 Comentarios

  1. Comentario de David el día 19 septiembre, 2010

    Aunque este artículo va de demostraciones de Dios por la razón, puestos a hablar del Ser en lugar de Dios, estaria bien recordar que las primeras menciones filosóficas sobre el Ser se remontan mucho más atrás en el tiempo,  fueron los filósofos griegos como Parménides, que aportaron las primeras ideas e intuiciones sobre el Ser, así como los filósofos neoplatónicos que influyeron en el modelo cristiano de Dios y esto se puede ver claramente en el comienzo del Evangelio de Juan, cuando menciona al Logos, también llamado Verbo o Inteligencia. Un abrazo!

  2. Comentario de jordi sapes el día 20 septiembre, 2010

    Tienes toda la razón; pero la idea que Parménides tenía del Ser era muy distante del concepto religioso de Dios. Es más, todos los filósofos griegos se consideraban ateos en relación a la religión imperante en aquel momento. Sin embargo, los contemporáneos vuelven a Parménides, aunque ahora ya es difícil separar al Ser del concepto de Dios. En cuanto a los neoplatónicos, incorporan la idea de Dios, pero no demuestran su existencia 

  3. Comentario de David el día 20 septiembre, 2010

    ¿Quieres decir que hay algún filósofo que haya demostrado su existencia más allá de las ideas?. Los filósofos trabajan con ideas, ¿no?. Para mi que estos ejemplos no pasan de ser intentos de demostrar la existencia de Dios mediante la razón, lo que se llaman argumentos ontológicos. Por ejemplo el intento de Anselmo de Canterbury fue refutado por otros filósofos, igualmente mediante la razón, por ser un intento de demostración de existencia a priori.

    • Comentario de J.Sapés el día 20 septiembre, 2010

      Lo propio de los filósofos es trabajar con ideas y lo que pretenden es demostrar la existencia de Dios utilizando la capacidad de reflexión que tiene la mente, capacidad que se expresa mendiante ideas. Efectivamente, son intentos de demostrar la existencia de Dios mediante la razón. No todos los argumentos son ontológicos (referidos al Ser), pero los que lo son, a mi entender, sí que lo consiguen porque, de momento que hay algo y no hay nada, es que el Ser es necesario. El problema, en todo caso, es identificar el Ser con el Dios de las religiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>