PERSIGUIENDO EL YO
 
En el Trabajo de Antonio Blay se habla de muchos yos: el yo idea, el yo ideal, el yo experiencia, el yo esencial… Cuando estos conceptos se sacan de contexto, pueden producir una confusión que da lugar a algunas preguntas frecuentes: ¿en que yo estoy?, ¿qué yo es el que trabaja?, ¿qué yo es el que actúa?…
 
La expresión que utilizaba Blay para definir el yo era que es la identidad, lo que nunca cambia, lo que siempre permanece inmutable. Y al mismo tiempo afirmaba que el Trabajo consistía en ser cada vez más uno mismo. ¿Cómo es posible que algo que nunca cambia pueda ser más? Porque lo que crece es la conciencia del yo, no el yo en sí mismo, que nunca cambia.
 
Intentemos un recorrido de menor a mayor conciencia de yo:
 
La conciencia más baja es aquella en la que yo no soy nadie por mí mismo, soy aquello que los demás piensan de mí: el prestigio, el reconocimiento social que tengo o el cariño que recibo. Esto es lo que llamamos “personaje”. Está claro que lo que los demás pueden pensar de mi, bueno o malo, no soy yo. Lo que pensamos son ideas y lo que piensan de mi son ideas acerca de mi. Si yo mismo acabo identificándome con una idea concreta de mi, esta idea de mi (yo idea) implica un nivel de conciencia del yo prácticamente nulo. Por eso intentamos cambiar esta idea, dar una imagen más perfecta, una imagen fantástica que nuestra mente se inventa; es lo que llamamos: yo idealizado (yo ideal). El yo idealizado es una idea mucho más lograda que el yo idea, pero sigue siendo una idea, continúa sin tener nada que ver con nosotros mismos. Es como si alguien nos pidiera comida y le entregáramos un papel en el que hubiéramos escrito la palabra “comida” con letra muy bonita. La palabra se refiere a la comida, pero no es comida en absoluto.
 
Por eso, cuando alguien pasa lista para comprobar que estamos, al oír nuestro nombre (que forma parte del yo idea) tenemos que contestar “presente” y poner en evidencia que nuestro cuerpo está ahí y tiene conciencia; porque si el cuerpo estuviera muerto, nos pondrían falta. A este cuerpo con conciencia, y a los contenidos de esta conciencia, lo llamamos yo experiencia o personalidad. Cuando nos miramos en el espejo sabemos que somos nosotros porque como yo no hay nadie más que yo mismo. Aquí yo me percibo a mí mismo, no necesito preguntar a los demás si me ven o cómo me ven. Es un nivel de conciencia del yo superior a la del personaje.
 
Y sin embargo, mi cuerpo está cambiando constantemente; y no digamos los contenidos de mi conciencia. O sea que este yo experiencia no cumple la definición de “aquello que nunca cambia”. Justamente porque vemos que todo está cambiando constantemente y que este cambio terminará por borrar el cuerpo del mapa, seguimos buscando esta identidad que siempre permanece inmutable; porque si es inmutable no puede morir. E investigando, la descubrimos en nuestras capacidades potenciales: la capacidad de ver, de amar y de hacer; unas capacidades que siempre permanecen igual por mucho que las utilicemos.
 
Lo que se modifica es la cantidad de conocimientos que tenemos, no la capacidad de ver;  la cantidad de relaciones que tenemos, no la capacidad de amar. También podemos cambiar de profesión o incrementar nuestras habilidades, pero la capacidad de hacer nunca cambia. O sea que el Potencial que somos es más yo mismo que el yo experiencia o personalidad.
 
La duda que se presenta es si estas capacidades permanecen a la muerte del cuerpo físico, de este yo experiencia. Y esto no se puede responder mirándose al espejo. Hay que mirar hacia otra dimensión en la propia conciencia, distinta de sus contenidos. Esto nos lleva a una conciencia del yo que no tiene relación con la personalidad: el Yo Esencial. El Yo esencial es el Ser que se ha manifestado como Yo pero está más allá de la realidad física y existencial. Es un Yo impersonal, idéntico a si mismo e idéntico en todos nosotros; es decir es Uno.
 
Paradójicamente cuando yo soy lo más yo posible, soy lo mismo que tú.
 
Por lo tanto: ¿Quién actúa?: Este Yo Único, a través de mi y de ti y del otro… ¿Quién trabaja?: el yo experiencia o personalidad en busca de algo más real que él mismo. Y ¿en qué yo estás?: puedes estar en el qué dirán, en la satisfacción de dar todo lo que puedes en el entorno que te cobija y en la Presencia de Dios.
Dejar un comentario

23 Comentarios

  1. Comentario de maria el día 14 enero, 2011

    Gracias Jordi, me ha gustado mucho este articulo, porque queda perfectamente explicado el camino del Trabajo. Al leerlo me he dado cuenta de que hay muchas maneras de contar lo que hacemos y esta me parece una muy buena. 
    Ya estoy esperando el siguiente

  2. Comentario de pedro el día 20 enero, 2011

    Me surge una duda: dices que las capacidades potenciales de amar, ver y hacer siempre siguen igual pero juraría que hace 20 años corría los 100 metros con un registro mejor que hoy en día. El paso de los años ¿no va mermando nuestras capacidades potenciales? Puede que en teoría no pero, al menos la capacidad de hacer diría que se resiente.

    • Comentario de J.Sapés el día 20 enero, 2011

      Aquí lo que se resiente con el paso de los años es tu cuerpo, no la energía o capacidad de hacer que eres. Ahora haces una marca peor en los 100 metros pero probablemente eres más combativo que entonces y te sientes más seguro de ti mismo, cosas que son tanbién manifestaciones de la energía que eres. La capacidad de hacer se aplica de diferente manera a cada edad, pero siempre es la misma.

  3. Comentario de Carles el día 20 enero, 2011

    Hola Jordi, cuando se habla del Yo esencia , si no entiendo mal , estamos diciendo que estás en un estado por encima de la existencia y si la existencia tiene un final con la muerte , se puede pensar que hay consciencia en un estado de pura esencia ?
    Gracias y perdona si digo una barbaridad.
    Un abrazo.

    • Comentario de J.Sapés el día 20 enero, 2011

      Hola Carles, no dices ninguna barbaridad. Blay siempre decia que la muerte no era lo contrario de la vida sino lo contrario del nacimiento. Cuando decimos: “mi cuerpo” estamos afirmando la existencia de un yo que “tiene” un cuerpo y que, por lo tanto, es distinto del cuerpo. Y este yo esencial se puede experientar aquí y ahora; y se puede constatar que no se ve afectado por nigún fenómeno de lo que llamamos “existencia”. De aquí se deriva que tiene una realidad de por si que es perfectamente concebible. Lo que ya no te puedo decir es si esta realidad es “experimentable” en ausencia de un cuerpo: porque la experiencia es algo inherente a la existencia, en este plano o en otros.

  4. Comentario de Carles el día 20 enero, 2011

    Hola Jordi ,  seria correcto el plantear  la siguiente relación ;
    nacimiento = esencia
    vida = existencia , conciencia 
    muerte = pérdida de la consciencia  y regreso a la esencia
    Puedo  pensar ( dime si  estoy equivocado) que a través del trabajo que impartes siguiendo el conocimiento de Blay se consigue constatar y experimentar la esencia que somos ( amor , energia e inteligencia ) con  la muerte se vuelve al punto del nacimienrto cerrando de esta manera  el circulo vital , llegado  este punto , sería perfectamente reconocible ya que durante nuestra existencia habriamos podido constatar esa esencia .Se puede  pensar en la reencarnación entendiendo el final de circulo con la muerte y el nacimiento, como principio de este circulo vital ?

    • Comentario de J.Sapés el día 21 enero, 2011

      No, es justo al revés: la vida es la esencia y el nacimiento y la muerte son el principio y el final de la existencia, que es una manifestación temporal de la esencia a través de una determinada forma. No hay un regreso a la esencia porque tú eres la esencia y en ningún momento puedes dejar de serla. Efectivamente, el Trabajo que imparto permite experimentar que esta realidad esencial que somos es algo inmutable y eterno, que no puede morir. El ser tiene la voluntad de expresarse, pero cambia de vehículo de expresión cuando el actual está amortizado y obsoleto. El problema de la reencarnación es que acostumbramos a imaginarla desde la perspectiva del vehículo y no de la del ser: el vehículo (personalidad) sueña con una continuidad porque utiliza la idea de la reencarnación para paliar su miedo a la muerte. Pero el hecho es que cuando tienes una mínima conciencia del ser esencial, disminuyen bastante las ganas de volver por aquí.

  5. Comentario de pedro el día 22 enero, 2011

      Volviendo al tema de las capacidades, ¿qué pasa, por ejemplo, con enfermedades como la demencia o la esclerosis? Cuando se manifiestan de forma aguda es difícil ver que se salve alguno de los campos del hacer o del ver.

    • Comentario de J.Sapés el día 22 enero, 2011

      En estos casos las capacidades continuan siendo una realidad, pero el vehículo de expresión que han de utilizar imposibilita su manifestación normal. Aunque hay ejemplos muy evidentes de cómo se las apaña el ser consciente para manifestarse de otra manera. Ahí tienes el ejemplo de Hawking. Y también la tan comentada sensibilidad y amabilidad de las personas con síndrome de Dawn. En estos casos, está por ver hasta qué punto el problema lo tienen ellos o lo tiene la gente normal que no sabe cómo relacionarse con ellos.

  6. Comentario de nicolas el día 25 enero, 2011

    En relación al yo ideal y después de un tiempo trabajando en el Trabajo, nunca mejor dicho, veo como el dia a día va pasando entre "despertares" más contínuos  y  "dormires" alternos. Yo noto como me "enfado", que no estoy bien cuando noto que me "duermo", que  estoy "dormido".
    Mi pregunta es si esa sensación, que finalmente acaba en un pensamiento, en una idea, tiene que ver con mi yo esencial o con mi yo ideal, con esa idea que tengo del despertar?
    Saludos

    • Comentario de J.Sapés el día 26 enero, 2011

      Supongo que lo que llamas “enfado” es una sensación desagradable, de opresión y estrechez. Esta sensación proviene del recuerdo subliminal de que hay otro nivel de conciencia en el que las cosas son diferentes. Pero al estar dormido, el personaje lo quiere “conseguir”; y este que quiere conseguir es el yo ideal. Está claro que la salida no es pensar sino despertar.

  7. Comentario de goyo el día 6 marzo, 2011

    hola , me alegro de hacer este trabajo , con otros como eft , reiki , tengo 38 años y desde que nací estuve en el hospital , 9 meses , mi vida ha sido un infierno entre el sufrimiento y el personaje , ahora voy mirando y descubriendo , es duro ver que he estropeado mi vida , asumirlo y comprenderte , pero voy siendo libre, gracias a todos los que aportais autoconocimiento en mitad de este engaño en el que nos hemos sumergido

  8. Comentario de Ricard el día 8 marzo, 2011

    Bon dia!
    Del que explica el senyor Jordi Sapés sobre el Jo Únic, a mi em segueix una pregunta:
    Aleshores com explicar la Trinitat?
    Sóc cristià i crec que el treball de Blay no entra en contradicció amb l´autèntica vivència crística, o cristiana. Lògicament jo podria intentar-ho i dir alguna cosa, però encara la Vida no m´ha portat a fer de mestre.
    Moltes gràcies senyor Jordi, amb antel.lació.
    Ricard M. Mayoral

    • Comentario de J.Sapés el día 8 marzo, 2011

      El Jo te tres aspectes: la capacitat de veure (intel·ligència), la capacitat d’estimat (amor) i la capacitat de fer (energia), que són les tres manifestacions de la divinitat: el Pare és la Energía, el Fill és la Intel·ligència i l’Esperti Sant és l’Amor.
      Totalment d’acord amb tu, el Treball de’n Blay es podria anomenar cristianisme conscient; però estariem en desacord en qualsevol tipus de dogma de creença obligada.
      Jo soc mestre perquè tinc deixebles interessats en aprofitar la meva experiencia personal, no perquè estigui en cap nivell especialment elevat. Si tu tens quelcom a dir, fruit de la teva, no dubtis en expressar-ho.

  9. Comentario de Ricard el día 8 marzo, 2011

    Gràcies.
    Jo diria d´una manera molt senzilla que Déu és interrelació de Persones des de sempre. Simbòlicament es diu que ja estavem en la ment del Pare abans de la Creació!
    M´agrada molt el que Blay deia: ' no existeix un Centre, i un altre Centre, i un altre Centre… ; només existeix un únic Centre que és Déu!'
    Els dogmes, ben entesos, només volen ser mitjans cap al Diví! Per ells mateixos no tenen cap finalitat. Totes les religions tenen els seus ritus, normes i dogmes. Alguns estan obsolets, d´altres es podrien formular millor …
    Al dir que el Pare és l´Energia, el Fill és la Inteligència i l´Esperit Sant és l´Amor em fa recordar els llibres d´Alice A. Bailey.
    També hi ha una tríade en el Sat-chit-anada hindú.
    Està clar que el 3 és un arquetipus de la ment divina!
    Encantat de comunicar-me amb vostè. Els vídeos d´àtic tv em donen una bona idea de tal com explicava Blay. I resulta maravellòs que els vostres coneixements i experiència, es puguin aplicar en la millora i cura de malalties com la fibromiàlgia. Desitjo de tot cor que aquesta teràpia s´estengui.
    Personalment li diré que treballo com a funcionari auxiliar i de serveis en les oficines d´un col.legi, i que llegeixo i investigo com una vocació (demanda) personal que empenta des de dins des de fa temps!
    Amb humilitat, tinc llarg camí per recórrer!
    Cordialment,
    Ricard

  10. Comentario de José Enrique el día 25 marzo, 2011

    Quisiera que os expresaseis en castellano, si ello fuera posible.
    José Enrique

    • Comentario de J.Sapés el día 25 marzo, 2011

      Yo tengo por norma contestar a las personas en la lengua en la que se me dirigen, porque la respuesta que doy es personal; y además del tema, atiendo a la persona. En cambio, como puedes ver, los artículos los hago todos en castellano, para que nadie tenga dificultad en comprenderlos.

  11. Comentario de Ricard el día 25 marzo, 2011

    Hola J. Enrique y  hola Jordi:
    Sí, no tengo problema de expresarme en castellano.
    Me pregunto si Blay también se expresaba en catalán, por lo menos en circulos íntimos: amigos de Cataluña, familia … La respuesta es importante para mí, tal vez el Sr. Jordi Sapés pueda decirnos alguna cosa.
    Cordialmente,
    Ricard

    • Comentario de J.Sapés el día 25 marzo, 2011

      Claro, él era catalán. Aunque los cursos colectivos los daba en castellano, para que todo el mundo los entendiera.

  12. Comentario de Ricard el día 25 marzo, 2011

    Gracias,  Jordi.
    No sabe lo entrañable que resulta está respuesta para mí.
    Le diré que siento afición por el enneagrama. Creo que Blay también se interesó por la obra de G. I. Gurdjieff.
    En fin, reciba un cordial saludo.
    Ricard

  13. Comentario de José Enrique el día 31 marzo, 2011

    Hola Jordi,
    Comprendo la razón por la que contestas a Ricard personalmente en catalán.
    Pero  yo tengo dificultades en seguir los comentarios. ¿Se puede hacer algo al respecto?, porque, aunque tus contestaciones  sean personales, estoy seguro que me podrían ayudar  a mí, si las entendiera bien.
    Un fuerte  abrazo de José Enrique

    • Comentario de J.Sapés el día 31 marzo, 2011

      Claro, se pueden traducir. Resumiendo: Ricard se define como cristiano y pregunta si la afirmación de la unicidad del Ser es compatible con el dogma de la Santísima Trinidad: yo le contesto que el Ser tiene tres ascpectos o manifestaciones: la Energía, la Inteligencia y el Amor, que se corresponden con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Añado que el Trabajo de Blay se puede considerar como cristianismo consciente, aunque rechaza cualquier clase de dogma impuesto. Ricard resalta que esta trilogía también aparece en otras tradiciones religiosas como la hinduista: sat-chit-ananda; y que los dogmas bien entendidos tienen por finalidad acercarnos a la Divinidad, aunque algunos esten obsoletos y otros se puedan formular mejor.
      También agradece la oportunidad que le ofrecen los vídeos para captar el espíritu de lo que estamos transmitiendo.
      Si Ricard quiere añadir algo…

  14. Comentario de Ricard el día 31 marzo, 2011

    Sí, muchas gracias.
    Más que preguntar ha sido consultar la opinión del Sr. Jordi.
    Para mí la Trinidad es comunión e interrelación de Personas.
    Personas que según la vivencia auténticamente cristiana son tres (aquí no hablaré de dogmas, hablaré de experiencia hasta dónde pueda llegar).
    Comenté particularmente al Sr. Jordi que el Padre, para mí,  es Persona Divina, y es Inteligencia, Amor y Energía. Como lo son también las Personas del Hijo y del Espíritu Santo que son Inteligencia, Amor y Energía. Fijaros que en la Biblia las tres piensan, aman y actúan.
    Por otro lado, también se podría decir que nuestro Yo superior siempre ha estado en la mente, corazón y espíritu del Padre, incluso antes de la Creación. Y que no está solo, es interrelación amorosa con los otros Yoes. Por esto la autorrealización es despertarse a una Realidad que ya es desde siempre.
    A la pregunta: ¿Existe sólo un único Sujeto Central?
    Entiendo que un cristiano procura contestar: Sí existe un Único Dios Trino, en el sentido de interrelación y comunión de Personas.
    Desde la psicología el mismo cristiano puede contestar: Sí existe un único Sujeto Central y una única Realidad Absoluta.
    Es cierto que he utilizado dos lenguajes a la vez: el psicológico y el religioso.
    La distinción para mí estriba en que si bien la Inteligencia, el Amor y la Energía son ciertamente aspectos del Yo; el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo de la Trinidad cristiana no son aspectos son Personas divinas.
    Lo que en el fondo procuro mostrar es que son compatibles la psicología de la autorrealización de Blay y el cristianismo.
    Y que los dos son caminos, uno psicológico y el otro religioso o espiritual, que pueden mútuamente ayudarse. Ayudar a la persona.
    Aprovecho estas línias para decir algo sobre el personaje.
    El personaje es una realidad fundamentada en algo completamente irreal, falso. Un auténtico ofuscador del yo-esencial.
    Con humildad he intentado darme a conocer, y comunicaros que valoro, aprecio y respeto vuestras aportaciones.
    Recibid un cordial saludo.
    Ricard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>