NIVEL DE CONCIENCIA Y PRÁCTICA COTIDIANA

Ken Wilber, en su obra más conocida: El espectro de la conciencia, hace una afirmación contundente desde la perspectiva filosófica y psicológica de la realidad. Dice: la realidad es un nivel de conciencia. Por eso nosotros planteamos que los problemas que tenemos habitualmente no se solucionan sino que se trascienden; y esto se hace modificando el nivel de conciencia en el que estamos situados. Conciencia que incluye lo que llamamos exterior e interior, en el bien entendido de que no hay un exterior inamovible y un interior afectado por las circunstancias externas, sino que el exterior es la visión que de él tenemos, la interpretación que nuestra mente realiza.

Así que, como decía Wittgenstein, el mundo en el que vivimos depende en gran medida del vocabulario que tenemos, de los conceptos que vehiculan las imágenes que maneja nuestra mente y que nosotros utilizamos para crear-describir la realidad en la que nos movemos. Y una de las maneras de alterar esta realidad es incorporar nuevos conceptos acerca de la misma; por ejemplo: las ideas del Trabajo.

Es importante diferenciar las ideas del Trabajo de otras que no lo son. Las ideas del Trabajo se refieren, como hemos dicho, al mundo en el que nos movemos. Podemos encontrar en libros y charlas ideas acerca de mundos paralelos y planos trascendentes que nunca hemos experimentado. Pero si estas ideas no afectan para nada nuestra cotidianidad  si podemos permitirnos incorporarlas y defenderlas sin que alteren nuestra vida cotidiana, es que no son ideas del Trabajo. Quizás lo sean para otros, pero no para nosotros.

A veces resaltamos mucho que nuestra línea va en la dirección del llamado Cuarto Camino. El  Cuarto Camino no exige retirarse del mundo para atender la realidad espiritual sino que, justamente,  plantea desarrollarla en medio de las actividades cotidianas. En principio, esto facilita el acceso a una evolución personal que, tradicionalmente, implicaba renunciar al mundo e ingresar en una orden religiosa. Sin embargo, en contrapartida, para seguir esta vía, es indispensable luchar contra la inercia de un mundo estructurado de tal forma que, si no se opone al espíritu, al menos no lo tiene en cuenta para nada.

El Trabajo de Antonio Blay se basa en esta divisa: ver lo que eres y ver lo que no eres pero crees ser. Y a veces, no nos damos cuenta de lo lejos que eso está de pensar en lo que eres y pensar en lo que no eres pero crees ser. Por eso Blay advertía muy en serio contra el peligro de creer lo que explicaba; porque sabía lo fácil que es creerlo y seguir actuando como de costumbre. En cambio, cuando uno ve lo que es, le resulta imposible continuar actuando como antes. Y si uno ve que no es lo que creía ser, podrá seguir haciendo la comedia durante un tiempo, pero no demasiado.

No obstante, esta capacidad que tenemos de hacer comedia, de seguir interpretando un papel cuando ya no nos los creemos, funciona también al revés. Sabiendo que hay una forma de intervenir en la realidad propia de niveles de conciencia más elevados que aquel en el que estamos situados normalmente, si nos proponemos actuar de esta manera, ni que sea en pequeñas actividades que no supongan una gran distorsión de nuestras costumbres, tendremos la ocasión de experimentar estos niveles. Basta con que nosotros hagamos un poco de esfuerzo gratuito, sin esperar nada a cambio, para que lo Superior nos lo retribuya con creces.

Como dice el Evangelio: al que tenga le daré, pero al que no tenga, lo poco que tiene le será quitado. Esto es una condena para el personaje y una gran noticia para el que tiene ganas de trabajar.

Sin Comentarios

Categorías Espiritualidad | Etiquetas:

Redes Sociales: Facebook, Twitter, Google Bookmarks, del.icio.us, StumbleUpon, Digg, Reddit, Posterous.

Puedes seguir cualquier comentario de esta publicación a través de RSS 2.0.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>