ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA SITUACION POLITICA
 
Esta semana la Generalitat de Cataluña ha tenido que aplazar pagos por valor de 400 millones de euros por falta de liquidez. No han podido colocar en el mercado la deuda que tenían prevista. Todo lo que huele a título español resulta difícil de colocar porque el mercado cree que las medidas tomadas por el gobierno todavía no son suficientes.
 
El presidente de la patronal catalana Foment del Treball, ha propuesto medidas suplementarias de ahorro en la enseñanza: todos los niños que suspendan han de ser apartados de las ayudas del estado; es decir: excluidos de la educación pública. Y según él, esto debe hacerse desde primaria.
 
Se está preparando una huelga parcial de funcionarios que ya está descontada y que sólo servirá para que el estado se ahorre los sueldos de ese día.  Si tantas dificultades hay para conseguir financiación externa, ¿por qué no se invierte la rebaja del sueldo de los funcionarios en deuda pública? De esta manera, los funcionarios podrían ayudar al país y recuperar lo que es suyo más adelante, cuando las cosas vayan mejor.
 
También está descontada una próxima huelga general, que tampoco servirá para nada. ¿Dónde están las cajas de resistencia de los sindicatos para aguantar una huelga de verdad?  Ya está cantado que se rebajará el coste del despido. En cambio, parece que no se va a tocar el sistema de convenios que relaciona los salarios con el índice de precios en vez de relacionarlos con la productividad. Será porque esto no lo exige el mercado. 
 
Si los bancos son como un pozo sin fondo en el que se pierden todas las ayudas que conceden los estados, ¿por qué el gobierno no las recupera y las invierte en un banca pública que esté realmente al servicio de la economía productiva?
 
Si tan en desacuerdo estamos con las medidas que se están tomando, ¿por qué está cantado que las próximas elecciones las ganará, por mayoría absoluta, un partido político que las venía reclamando desde mucho antes?
 
Si el partido en el gobierno se ha tenido que tragar su política económica y está actuando al dictado de los mercados, ¿por qué no lo denuncia? Será que la fuerza de los mercados es tan grande que teme que puedan provocar la bancarrota del país.
 
Si esto es así, carece de sentido organizar manifestaciones en contra del gobierno, porque el gobierno no pinta nada, ni puede llevar a cabo ninguna de estas propuestas. ¿Por qué las manifestaciones no se hacen delante de la Bolsa? 
 
Pero lo más grave de todo es que, según las encuestas, si se hicieran elecciones en este momento, la oposición las ganaría por mayoría absoluta. Todo el esfuerzo que ha hecho el gobierno actual para paliar el problema de los parados se presenta como si el dinero se hubiera malgastado en bagatelas. El gobierno no puede conseguir que haya trabajo porque sin financiación bancaria no hay producción; pero puede intentar que los familias no pasen miseria. ¿Y eso es lo que ahora se le echa en cara?
 
Reducir el salario de los ministros o cerrar un par de ministerios no resuelve absolutamente nada. Son propuestas demagógicas que sólo sirven para desviar la atención del verdadero problema. Si queremos mantenernos en un sistema de mercado, los ministros han de cobrar, por lo menos, lo mismo que cobrarían en una empresa privada. Si no, ¿quién va a querer ser ministro?
 
Todavía no nos hemos sacado de encima la propaganda política, en contra de la política y de los políticos, que servía para justificar la dictadura franquista. Por eso resulta tan fácil dirigir a la gente en contra de los políticos y hacer que olviden a los responsables reales. Y los propios partidos han caído en esta trampa, porque les sirve para echar a los que están y ponerse ellos.
 
¿Por qué el parlamento parece, tan a menudo, el patio de un colegio? ¿Cómo es posible que gente que, en teoría, es culta y educada, se comporte de esta manera? Eso es lo que tenemos que cuestionar, no lo que cobran. Eso y que la mayoría de los discursos que se escuchan son un insulto a la inteligencia.      
 
El papel de la oposición no es criticar al gobierno, es plantear alternativas. No es decir: el gobierno no está haciendo nada; sino plantear: en vez de esta propuesta nosotros haríamos esta otra. Y el papel del gobierno es defender con argumentos sus actuaciones, no es contestar: “y tú más” o desautorizar lo que dice la oposición acusándolos de corruptos. La corrupción está muy mal, pero es el chocolate del loro.
 
En estos momentos lo que necesitamos es conocer la verdad; necesitamos información veraz sobre lo que está sucediendo. Si el bloqueo del sistema financiero no está resuelto porque los bancos arrastran una gran cantidad de la porquería en la que se metieron solos, debemos exigirles una auditoria a fondo, ver cuales se pueden salvar y cuales están quebrados. Si están quebrados, que sus pérdidas las cubran sus accionistas, al igual que sucede con cualquier otra empresa. Si se pueden salvar, que los ayuden; pero que esta ayuda esté ligada a un control por parte de los gobiernos.
 
Porque, en estos momentos, no sólo los gobiernos no controlan nada, sino que los bancos están empleando las ayudas que recibieron para especular contra los gobiernos: pagan esta ayuda al 1 por ciento y exigen que se les remunere la Deuda pública del 5 al 10 por ciento. Resulta que los que han creado el problema, se están aprovechando encima, del problema que han creado. Y la población a rebajarse el sueldo; y los chavales al tajo si no aprueban.
 
Y por último: ¿cuántos mercados hay?: uno; y ¿cuantos gobiernos hay?: en la Unión Europea 27, cada uno con una política económica distinta. Resulta que los españoles tenemos un problema adicional porque estamos endeudados en el “exterior”. Pero ¿que no se montó la Comunidad Económica Europea para hacer un mercado común? La defensa de la población contra la especulación se ha de efectuar desde el gobierno europeo, porque el capital no tiene país.
 
O sea que menos proclamas patrióticas y más política europea. Si tiene que mandar la señora Merkel o el señor Sarkozy, que se presenten a unas elecciones europeas y los podamos votar todos. No necesitamos representantes que sean “la voz de su amo” o que vayan a recibir reprimendas a Bruselas.
Dejar un comentario

2 Comentarios

  1. Comentario de maria el día 17 junio, 2010

    Esto es un gran ejemplo de Lucidez , Gracias Jordi.
    Me gustaría publicarlo en mi perfil. ¿cómo lo ves?

  2. Comentario de jordi sapés el día 17 junio, 2010

    Puedes reproducir todos mis escritos, simplemente has de citar como fuente esta página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>