Archivo para el mes junio, 2011

Las líneas rojas

Viernes, junio 17th, 2011

 

LAS LINEAS ROJAS
 
 
Los indignados, con su intento de impedir el normal funcionamiento del Parlament de Catalunya, han traspasado una línea roja y han perdido muchas simpatías. De hecho han dado motivos para indignar a una parte muy importante de la población: la gente partidaria del orden y el respeto a las instituciones democráticas.
 
No hace mucho, porque 35 años no son nada, que esta misma gente partidaria del orden, defendían las instituciones franquistas, que tanta paz representaba que habían traído a los españoles. Y se indignaban también contra los que pretendían romperla con manifestaciones y “algaradas” callejeras, promovidas por los comunistas del PCE y el PSUC, que fueron los únicos que lucharon por la democracia. Los demás, o bien eran gente de orden o bien esperaban tranquilamente en sus casa el desarrollo de los acontecimientos. (más…)

Diversas expresiones del Amor

Martes, junio 14th, 2011

 

DIVERSAS EXPRESIONES DEL AMOR
 
Decía Blay que el Amor es el sentimiento derivado de la comprensión de la unidad del Todo. Pero este Todo se expresa de muchas maneras; y está presente en todas y cada una de ellas.
 
Por ejemplo, encontramos el amor en muchos procesos intelectuales: el interés por conocer las cosas, el gozo que se experimenta al descubrir la verdad, sobre todo si la estamos persiguiendo con ahínco. También se percibe en la necesidad de tener razón, para reforzar nuestra posición personal; o de dársela a la gente que queremos. A menudo, la gente mantiene determinadas ideologías o creencias simplemente para sentirse formar parte de un colectivo. Y no hay más que ver cómo utilizamos la fantasía para animarnos imaginando situaciones gratificantes. Las “corazonadas” son también una gentileza del intelecto que nos promete que ocurrirá lo que deseamos. (más…)

Los milagros y la fe

Viernes, junio 3rd, 2011

LOS MILAGROS Y LA FE

Uno de las actividades que se cuentan de la vida de Jesús en los evangelios es la afición que tenía por curar a los paralíticos. Siempre que tenía ocasión de interpelar a un paralítico, le decía: “levántate y anda”; y cuando el milagro se producía, añadía: “tu fe te ha salvado”.
 
Yo siempre había entendido que la fe consistía en creer que Jesús le podía curar. Pero con el tiempo, he visto que el verdadero milagro consiste en que el paralítico considere posible su curación. Porque, lo más normal, es que si le dices a un paralítico que se levante, este te responda indignado: “¿pero qué dices?, ¿qué no ves que soy paralítico?”. Seguramente que hubo muchos que respondieron así, y estos no aparecen en los evangelios. (más…)