El libro de Jordi Sapés:

"El concepto de Personaje en la línea de Antonio Blay", disponible ahora también en formato digital en:
Editorial Manuscritos   
Amazon   

 

SEMINARIOS DE INTRODUCCIÓN AL TRABAJO DE ANTONIO BLAY
Sada – A Coruña (Octubre 2015) (Leer más +)

 

 

 

 

 

 

Hay un yo central y profundo que se puede percibir a través de la meditación y el silencio. Pero es difícil mantener esta presencia en el seno de la vida cotidiana porque el exterior nos reclama toda nuestra atención y nos desconecta de nosotros mismos.
Nuestra mente interpreta lo que pasa y esta interpretación es lo que genera nuestras emociones y nuestras reacciones. Sucede lo que pensamos que sucede. Con lo cual la realidad en la que vivimos no está solamente fuera. La existencia ordinaria aparece a menudo como una dualidad que nos escinde y desorienta.

Estamos tan pendientes de lo que pensamos, sentimos y hacemos que hemos acabado por llamar "yo" a toda esta maquinaria que funciona por nosotros.
Pero yo soy el sujeto de estas manifestaciones, soy el que piensa, el que siente y el que hace. Soy capacidad de ver, de amar y de hacer.
Ignoramos este sujeto, nos pasa desapercibido. Por eso estamos buscando que el exterior nos de identidad, reconocimiento y apoyo.

La solución consiste en observar la realidad desde el fondo, de manera que nuestra visión incluya lo que llamamos "dentro" y "fuera".
Mirando la realidad despiertos, aunque al principio sea por breves momentos.

Tenemos que descubrirnos como actores de una tragedia imaginaria, en la que representamos un personaje que sufre por no ser famoso, importante o poderoso.
El crecimiento personal requiere ver lo que somos y también comprender que no somos lo que creemos ser. Cuando lo vemos, el mundo deja de ser un obstáculo y se convierte en una oportunidad de realizarnos.

Y volver a la vida cotidiana con una nueva perspectiva de nosotros mismos y del mundo en el que participamos. Esto se consigue trasladando progresivamente el sentimiento de yo, desde este personaje al observador, que es este yo profundo y central.
Desde él podemos examinar nuestro espacio psicológico, descubrir los presupuestos erróneos, los complejos que mantenemos y los círculos viciosos en los que estamos invirtiendo nuestros esfuerzos. Y también seguir hacia dentro en busca de nuestra realidad esencial.

 

 

 

 

 

 

LÍNEA ANTONIO BLAY: EXPERIMENTAR PERSONALMENTE

Àtic transmite una espiritualidad fundada en la línea de Antonio Blay, resaltando y facilitando el aspecto práctico de su orientación.
Nos dirigimos a todos aquellos que conozcan su obra y la consideran una alternativa para vivir una existencia plena… (Leer más +)